¿Tienes problemas para dormir por culpa de la fibromialgia? La mayoría de las personas que padecen fibromialgia tienen muchos problemas para dormir. No importa el tiempo que consiguen dormir, muy rara vez consiguen despertarse descansados. Vamos a facilitar alguna información para dormir mejor por las noches

estudiante-con-sueno

Los problemas relacionados con el sueño cuando padecemos fibromialgia son tanto el insomnio o la dificultad para conseguir conciliar el sueño, así como despertarse con frecuencia durante la noche.

También pueden aparecer otros trastornos  que tiene relación  con la fibromialgia como  lo es el síndrome de piernas inquietas y la apnea del sueño.

Las personas con fibromialgia cuentan que se despiertan agotados y sin energía, normalmente por las mañanas, teniendo que dormir a lo largo del día para aliviar ese cansancio. Además, lógicamente, tienen problemas para concentrarse durante el día.

El dolor, la depresión o ansiedad que puede provocar la fibromialgia también contribuyen a estos problemas para dormir.

Síndrome de piernas inquietas y la fibromialgia

sindrome-piernas-inquietasEl síndrome de piernas inquietas es un trastorno neurológico en la cual tenemos la necesidad de mover las piernas en reposo. El síndrome de piernas inquietas es más frecuente en personas que padecen fibromialgia.

Existen tratamientos para este síndrome, el cual nos puede ayudar también con otros problemas de la fibromialgia.

Fibromialgia y Problemas del Sueño

Mejorar nuestro sueño puede ayudar a disminuir el dolor y la fatiga, vamos a ver algunos consejos para conseguirlo. Además podremos preguntar a nuestro médico por alguna pastilla que no sea contraproducente con la fibromialgia y nos ayude a dormir mejor.

– Dormir solo lo necesario para sentirse descansado al día siguiente.

Reducir el tiempo que permanecemos en la cama unifica el sueño, los tiempos prolongados en la cama parecen estar relacionados con sueños poco profundos y fragmentados.

– Mantener un diario de sueño. Escribir como dormimos cada noche y apuntar los factores desencadenantes que pueden haber interferido con nuestro sueño.

Revisar las notas con perspectiva de semanas puede dar una idea de el porqué de nuestros problemas para dormir- Horario regular para despertar.

El levantarse siempre a la misma hora fortalece los ciclos circadianos y provoca un inicio de sueño a la mismo hora cada día.

Sonidos suaves. Muchas personas tienen éxito ayudándose para dormir con sonidos suaves por la noche, como aquellos que se sirven del murmullo de la tele, la radio, o música especializada.

– Evitar largas siestas durante el día. Las siestas excesivamente largas pueden interferir en el sueño nocturno, lo ideal son 30 minutos y máximo 1 hora.

Terapias de relajación. Un masaje suave, aprender a respirar y otras técnicas de relajación son beneficiosas tanto para la fibromialgia y el sueño.

– Hacer ejercicio regularmente. El ejercicio ayuda a conciliar y tener un sueño de mejor calidad.

Mantener la temperatura de la habitación fresca. Una habitación excesivamente calurosa perjudica tener sueños reparadores y largos.

Alimentación. El hambre puede perturbar el sueño, un ligero aperitivo de hidratos de carbono nos ayudarán a dormir.

– Evitar cafeína y alcohol por la noche, tanto para el sueño como la fibromialgia.

No olvides darle compartir a este articulo si te gusto, y además puedes dejar tus comentarios.